Afinar para componer la vida que quiero

Junto mis manos sobre el plexo solar y sé que no es un ritual vacío. Ése gesto es una invitación al balance de la polaridad que vive en el cabal energético que me atraviesa. Ésos hilos dorados que me recorren del sacro a la coronilla son mis cuerdas, són la previa a mi sonido. Són la vibración que habita en mi. Me escucho. Y hay desajuste, ruidos, creencias, mandatos, patrones repetitivos. Paisajes que no són la vida que quiero. Pero cómo afinarme? ¿Dónde estan mis clavijars? ¿Cómo girarlas? ¿Hacia dónde? ¿Hasta dónde?

Y la siguiente pregunta es: ¿ a que me quiero afinar? ¿que estado quiero alcanzar? ¿desde que lugar emocional quiero contemplar algun aspecto de mi vida? ¿Desde el amor? ¿Des de la confianza? ¿Des del anhelo? ¿O la esperanza?

Los antiguos gurús, maestros del sonido, sistematizaron unas fórmulas sonoras llamadas Raags que nos facilitan sintonizar con los 60 estados de ánimo básicos del ser humano. Así, afinando nuestros centros energéticos a esas prescripciones sonoras, podemos entrar a voluntad en estos 60 estados de ánimo. Esta posibilidad nos permite entablar conversación con nuestra mente – a veces tan tan tan aferrada a su modo neurótico de ver – dándole nuevos inputs para que se relaje y nos deje dar ése pequeño paso, esa enorme deicisón que traerá florecimiento a nuestra vida.

Continua llegint

Discípula de la voz maestra

Quiero algo más que el conocimiento prestado. Quiero mi experiencia. Quiereo verme. Quiero ser mi revelación. Quiero sacrificar mi memoria, mis libretas, mis apuntes. Quiero ser peligrosa para el misterio. Morir y renacer cuantas veces haga falta. Y pienso: “caramba! con lo que duele!.” Pero si. Es lo que quiero.

Despedirme de la estudiante para adentrarme en la discípula. Recuperar ese par de ventanas tremendamente verdes que fui y contemplar la vida desde ahí.

Deshacerme poco a poco de todo este suntuoso ropaje hecho de patrones y de sustos. Dejarme en la confianza de la voz maestra. Y aprender a sonar en ése soplo suyo sin estroperarle la canción.

Participa al webinar gratuito inscribiéndote aquí

Para componernos y recomponernos

Aprender a mimarnos los sentires en estos tiempos de ritmos cambiantes. Para eso estoy. Para mi y para quien desee estar, caminando, compartiendo, disfrutando de éste crecer desde el sonido. Aquí van mis propuestas al servicio:

Naad Yoga Teacher Training – Raj Academy Conservatoire – de la mano de Yogi del Sonido, el Profesor Surinder Singh, ofrece una formación de 3 años para que descubramos en profundidad el poder del sonido desde una perspectiva yógica. Inicio de curso el 19 de septiembre .

Gavie – Un curso de 36 horas (un encuentro al mes de septiembre a mayo) para aproximarnos a la configuración musicologica del mantra. Tono, melodía, ritmo y estados de ánimo para componer y recomponernos.

Respira. Naad Yoga semanal on line – Semana a semana iremos creando nuestro espacio de conexión con nosotros mismo des de la cotidianidad de nuestras casas para darle lugar al cuidado, al sostén, sosegando el estrés en lo cotidiano.

Sunie. Este año daremos un gran salto !! Los primeros estudiantes que confiaron en mi para adentrarse en su mundo interior des del sonido – Kimaya, Laura y Francesc- van a liderar estos conciertos para la ampliación de la visión interna. Pronto compartiremos el programa.

El fracaso del escapista

Carolina Romero, 2017 – Cultura colectiva

Confinamiento.

La obligatoriedad de estarme dentro.

Dentro del sistema. Todo el mundo en casa.  Quiero ir a comprar, a ver a mis  sobris. En verdad, a tomarme un café, o lo que sea … pero por ahí. A fuera. A pasear, por diós! Con éste sol!!!

Dentro. Ya dentro de casa. Variopintos habitantes y cada uno – por favor pido –  a sus cosas. Trabajaré desde casa. La lavadora. Esos cristales ,que ya les toca.  Hasta a el armario del lío le llegó su hora.  Y tropiezo con lo que tu no hiciste… Y con lo que me hiciste. Me acuerdo de que no he llamado todavía al seguro … ya hace 3 meses … Prometo hacerlo mañana…

Unos pasos más adentro y llego al recibidor de mi templo, de mi palacio  de carne y hueso. Pruebo con la llave de algun cuarto perdido que encontré en el armario del lío. Veo el tendedero.  Persiste ésa mancha …  Que me pide? más remojo? Frotar con fuerza? … Más tiempo? Más cariño? Más de algo que ni sé…  Y la veo tanto desde dentro … sobretodo hoy, con los cristales relucientes, limpios de ayer.

En la mancha.  Algo no resuelto. Me dejo estar un poco. Pica. Me aguanto.  Y ya no. Me pongo Netflix.  Asomo lenta por la esquina  y – de reojo – miro. Sigue ahí …  aaa  … que inoportuna! Otra peli? Me canto un poco los pesares. Le paso el peine a la intrusa.  La veo un poquito menos mal.  Me inyecto un buen telediario.  Caigo rendida olvidando cerrarme las puertas.  Y desde dentro, el sueño me resuelve. Tan a pesar de mi.

Vístete como tu alma

“Me siento disfrazada!” – dijo. Faltaban unos poco minutos para empezar el kirtan y mi estudiante con su turbante, su kurta y su chuni  se sentía en un Carnaval no previsto.

Recuerdo esa conversación dentro de mi … “Que estoy haciendo vestida así? Que hago en ésta extraña forma en la que no me reconozco?  Cómo he llegado hasta aquí? Tiene ésto algún sentido?”

Y la verdad és que sí. Lo tiene todo.

Rebienta las modas. Aliníate con tu particularidad. Escúchala. Conócete. Date el placer de ser quien eres a través de las formas y los colores. Deja que el cuerpo sea lugar para la metáfora y muéstrate viviendo como quien eres. Pura coherencia. Mata los pactos, las normas, lo estándares. Sé tu quien reconozca tu propia naturaleza y encarna aquellos adjetivos que tu alma ama. Ponte en el mundo desde ti. Honra la naturaleza dejándote ser tan original como ella quiso que fueras.

Vístete cómo tu alma. Éso le respondí.

Allotjant-me el mantra

Enterrar-me  sota la pell i teixit endins la llavor de vibració, és decisió d’inici.  Obrir-me les finestres per allotjar entre la carn de la meva ment la possibilitat d’una solució que encara desconec,  és creure’m el primer pas.  Perquè sense procés no podré conèixer la rara flor d’un fruit que – des d’aquí – ni tant sols li endevino la forma.  I per un temps serà tot covar l’engruna. Regar-la, cant a cant,  fins que, un dia, la força del nounat esquerdi les parets del  gra, enredant-se’m amb antigues bardisses. Uns quants cants després, si és que la malesa ha fet lloc al jove esclat, veuré vessar-me, per la boca i els ulls, les flors. Celebraré una visió renovada prenyada de fruits que resolen alguns entrebancs de viure.

Peinando los contras

“Siempre he deseado tocar un instrumento! … pero es que la edad, la dedicación, la dificultad, la inversión … Infinita cascada de frenos …

Dejar para luego éso que quiero porqué no sé o porqué no tengo es siempre una opción. Pero tenemos también siempre la oportunidad de sostener la mirada un momento más hacia esos aspectos que nos frenan para descubrir si se tratan o no de nuestras propias artimañas disuasorias de cambio…

Aquí van algunos enredos por donde me he ido pasando un poquito el peine … :

“Pero es que yo ya soy mayor… ” Si quieres lo que quieres … cuanto más vas a esperar!? De verdad te dejarás llegar a ese momento en el que ya – verdaderamente- no dispongas de tiempo para hacer lo que querías? Lo más sensato parecería disfrutar ahora que sí puedes …

Continua llegint

Mentides a mida

” Fes-me un vestit. Sí, a mida, d’un color que em  ressalti els ulls. Que m’ajudi a fer-me esvelta i que tapi les imperfeccions que em sé i que no vull compartir. Posa-m’hi un brodat, que brilli tant que jo mateixa oblidi el lloc dels dubtes i de les zones fosques i que asseguri que qui miri pugui només quedar embadalit ” 

Mentides fetes a mida.

Però la veritat no s’inventa.

 I la veritat és aquest cos que tapo amb parracs desesperadament. Enormes llençols  cobrint  la bellesa d’una realitat que no he après a mirar. I és així com vaig vivint en un paisatge d’evidències revestides. Veritats fetes trastos que tapades i tot destorben.  Perquè hi topo. Perquè em faig  blaus a les cames i al ser. Sense valor per descobrir-les, precioses joies que condemno a ser andròmines sota el brodadíssim vel de les meves pròpies mentides.

Continuant

Abandono.

Abandono perquè no hi poso el temps. O perquè no en tinc.

… perquè això no és el que jo esperava.

…  perquè no n’aprendré. Perquè no se’m dóna bé.

Abandono perquè ja no m’interessa.

Sovint, trio formes d’evitar la incomoditat que precedeix el canvi.  

En la ruta d’anar-me fent conscient se’m fa valuós passar per la incomoditat. Res canvia si no és necessari. No canvio de dieta fins que no m’avisa la meva salut. No canvio de postura fins que no em canso de l’actual. No canvio d’estratègia fins que ja no aconsegueixo els resultats desitjats. Entrar en el lloc on em costa estar possibilita sortir-ne amb  una nova forma doncs justament és en aquest lloc molest on hi  ha potencial  per a la transformació.  

Continua llegint